Museo de Guanabacoa

El Museo de Guanabacoa, surgido por la tenacidad creadora de su primer director, José Luis Llerena Castellanos, abrió sus puertas el 26 de julio de 1964, en la sede de una centenaria casona que perteneció a la Camarera de la Virgen, Nuestra Señora de la Asunción, considerada Patrona de la Villa. Este inmueble es un valioso exponente de la arquitectura colonial del siglo XIX del Centro Histórico Urbano, declarado Monumento Nacional desde 1990.

Desde su fundación, esta institución ha gozado de la atracción del público, no solo por exponer piezas de primerísima importancia en el orden museístico, sino también por ser, como dijo Marta Arjona, un caudal de tradiciones afrocubanas.

Desde 1970 se comenzaron a realizar actividades folklóricas  con un grupo de artistas aficionados, y a partir de 1982 la actividad se realizan visitas dirigidas didácticas y culturales que contribuyen a revitalizar las tradiciones como muestra del patrimonio intangible que emana de las culturas populares.

El Museo de Guanabacoa está conformado por dos instalaciones: el museo Municipal, fundado el 26 julio de 1964 y el museo de los Mártires, fundado el 19 abril de 1992. Con este último, la institución se ha enriquecido,  ha perfeccionado su función social y ha ampliado su accionar  con la comunidad.

El establecimiento del Museo de los Mártires contó con la más amplia colaboración  popular, no sólo por el rescate de las piezas a exhibir y que con tanta disposición aportaron los familiares; sino también en el orden constructivo, pues con la ayuda de la propia población, organismos y organizaciones, se logró, en tiempo récord, la restauración  de la otrora casa donde viviera hasta su muerte el combatiente Rolando Pérez Quintosa para convertirla en museo.

Algunas de las salas del Museo muestran una galería de etnología religiosa, referida a los cultos de Santería o Regla Ocha, a los de Regla de Palo Monte o Culto de Palo Monte y a los de la Sociedad Secreta Abakuá.

El Museo de Guanabacoa ocupa un sitio destacado en la esfera de la animación cultural en la red nacional de museos, lo cual se materializa en una amplia programación de actividades dirigidas a satisfacer los intereses de los diferentes sectores de la población, dedicando especial atención a los niños, jóvenes y adultos de la tercera edad.

Importante es destacar el trabajo armónico logrado entre el museo y las escuelas locales, lo que ha contribuido a la unidad de la actividad extraescolar y de la enseñanza, como un proceso eficaz para desarrollar la adecuada formación del estudiante y la buena utilización  del tiempo libre.

Diversas son las actividades que el Museo organiza, en acción conjunta con organismos, organizaciones y demás  instituciones culturales para dar a conocer las diversas manifestaciones  del arte y la cultura, la historia de la localidad, sus  ricos valores  de patrimonio cultural, para así educar el sentimiento de amor a la patria y en particular a la patria chica: Guanabacoa.

 

El Museo de Guanabacoa, surgido por la tenacidad creadora de su primer director, José Luis Llerena Castellanos, abrió sus puertas el 26 de julio de 1964, en la sede de una centenaria casona que perteneció a la Camarera de la Virgen, Nuestra Señora de la Asunción, considerada Patrona de la Villa. Este inmueble es un valioso exponente de la arquitectura colonial del siglo XIX del Centro Histórico Urbano, declarado Monumento Nacional desde 1990.

Desde su fundación, esta institución ha gozado de la atracción del público, no solo por exponer piezas de primerísima importancia en el orden museístico, sino también por ser, como dijo Marta Arjona, un caudal de tradiciones afrocubanas.

Desde 1970 se comenzaron a realizar actividades folklóricas con un grupo de artistas aficionados, y a partir de 1982 la actividad se realizan visitas dirigidas didácticas y culturales que contribuyen a revitalizar las tradiciones como muestra del patrimonio intangible que emana de las culturas populares.

El Museo de Guanabacoa está conformado por dos instalaciones: el museo Municipal, fundado el 26 julio de 1964 y el museo de los Mártires, fundado el 19 abril de 1992. Con este último, la institución se ha enriquecido, ha perfeccionado su función social y ha ampliado su accionar con la comunidad.

El establecimiento del Museo de los Mártires contó con la más amplia colaboración popular, no sólo por el rescate de las piezas a exhibir y que con tanta disposición aportaron los familiares; sino también en el orden constructivo, pues con la ayuda de la propia población, organismos y organizaciones, se logró, en tiempo récord, la restauración de la otrora casa donde viviera hasta su muerte el combatiente Rolando Pérez Quintosa para convertirla en museo.

Algunas de las salas del Museo muestran una galería de etnología religiosa, referida a los cultos de Santería o Regla Ocha, a los de Regla de Palo Monte o Culto de Palo Monte y a los de la Sociedad Secreta Abakuá.

El Museo de Guanabacoa, surgido por la tenacidad creadora de su primer director, José Luis Llerena Castellanos, abrió sus puertas el 26 de julio de 1964, en la sede de una centenaria casona que perteneció a la Camarera de la Virgen, Nuestra Señora de la Asunción, considerada Patrona de la Villa. Este inmueble es un valioso exponente de la arquitectura colonial del siglo XIX del Centro Histórico Urbano, declarado Monumento Nacional desde 1990.

Desde su fundación, esta institución ha gozado de la atracción del público, no solo por exponer piezas de primerísima importancia en el orden museístico, sino también por ser, como dijo Marta Arjona, un caudal de tradiciones afrocubanas.

Desde 1970 se comenzaron a realizar actividades folklóricas  con un grupo de artistas aficionados, y a partir de 1982 la actividad se realizan visitas dirigidas didácticas y culturales que contribuyen a revitalizar las tradiciones como muestra del patrimonio intangible que emana de las culturas populares.

El Museo de Guanabacoa está conformado por dos instalaciones: el museo Municipal, fundado el 26 julio de 1964 y el museo de los Mártires, fundado el 19 abril de 1992. Con este último, la institución se ha enriquecido,  ha perfeccionado su función social y ha ampliado su accionar  con la comunidad.

El establecimiento del Museo de los Mártires contó con la más amplia colaboración  popular, no sólo por el rescate de las piezas a exhibir y que con tanta disposición aportaron los familiares; sino también en el orden constructivo, pues con la ayuda de la propia población, organismos y organizaciones, se logró, en tiempo récord, la restauración  de la otrora casa donde viviera hasta su muerte el combatiente Rolando Pérez Quintosa para convertirla en museo.

Algunas de las salas del Museo muestran una galería de etnología religiosa, referida a los cultos de Santería o Regla Ocha, a los de Regla de Palo Monte o Culto de Palo Monte y a los de la Sociedad Secreta Abakuá.

El Museo de Guanabacoa ocupa un sitio destacado en la esfera de la animación cultural en la red nacional de museos, lo cual se materializa en una amplia programación de actividades dirigidas a satisfacer los intereses de los diferentes sectores de la población, dedicando especial atención a los niños, jóvenes y adultos de la tercera edad.

Importante es destacar el trabajo armónico logrado entre el museo y las escuelas locales, lo que ha contribuido a la unidad de la actividad extraescolar y de la enseñanza, como un proceso eficaz para desarrollar la adecuada formación del estudiante y la buena utilización  del tiempo libre.

Diversas son las actividades que el Museo organiza, en acción conjunta con organismos, organizaciones y demás  instituciones culturales para dar a conocer las diversas manifestaciones  del arte y la cultura, la historia de la localidad, sus  ricos valores  de patrimonio cultural, para así educar el sentimiento de amor a la patria y en particular a la patria chica: Guanabacoa.

El Museo de Guanabacoa ocupa un sitio destacado en la esfera de la animación cultural en la red nacional de museos, lo cual se materializa en una amplia programación de actividades dirigidas a satisfacer los intereses de los diferentes sectores de la población, dedicando especial atención a los niños, jóvenes y adultos de la tercera edad.

Importante es destacar el trabajo armónico logrado entre el museo y las escuelas locales, lo que ha contribuido a la unidad de la actividad extraescolar y de la enseñanza, como un proceso eficaz para desarrollar la adecuada formación del estudiante y la buena utilización del tiempo libre.

Diversas son las actividades que el Museo organiza, en acción conjunta con organismos, organizaciones y demás instituciones culturales para dar a conocer las diversas manifestaciones del arte y la cultura, la historia de la localidad, sus ricos valores de patrimonio cultural, para así educar el sentimiento de amor a la patria y en particular a la patria chica: Guanabacoa.